desintoxicar

“El cuerpo humano puede estar sometido constantemente a tóxicos que acidifican la sangre y que como consecuencia deterioran el sistema inmunológico haciéndolo susceptible a la enfermedad”.

Estos tóxicos pueden ser del orden medioambiental, químico, o a través de alimentos desequilibrados, incluso exceso de comida, aunque ésta esté considerada “comida sana”.

Tabaco, alcohol, drogas, estimulantes, medicamentos tomados durante periodos prolongados, anticonceptivos, dependencia a los dispositivos electrónicos, pensamientos negativos, estrés, actividad física extrema, vida sedentaria, constantes viajes, interoceánicos y trenes de alta velocidad, exposición a radiación, relaciones conflictivas, ausencia de contacto con la naturaleza, escasa masticación, falta de salivación a la hora de comer sustituida por ingesta de líquidos con comida, respiración agitada y superficial, falta de descanso y recreo.

Entendemos salud, no como la ausencia de enfermedad, sino “como la capacidad de adaptarnos a los constantes cambios y desafíos que propone la vida cada día, con el mínimo de tensión, desgaste, trauma, estrés, reacción o sufrimiento.

El proceso para desintoxicar es llevado a cabo por todas las células del organismo, aunque mayoritariamente es realizado en los hepatocitos (células del hígado), que aparte de otras muchas funciones es responsable de la tarea de limpieza.

Es importante comprender que “no es lo que comemos lo que hace que enfermemos, sino lo que el organismo es incapaz de eliminar”. Con lo que regla número uno del Detox es no intoxicar.

desintoxicar

El cuerpo tiene sus propios mecanismos de desintoxicación y eliminación a través de heces, micción, sudor, menstruación, eructos, lagrimas, estornudos, fluidos sexuales, pensamientos, sueños. Pero también es cierto que en una dieta centrada en alimentos nutritivos y energéticos que dejen en el cuerpo el mínimo de residuos tóxicos (cereales integrales EN GRANO, legumbres, derivados de las legumbres, si desea pescado blanco examinado su procedencia, verduras de estación y preferiblemente locales, la misma consideración para las frutas, semillas y frutos secos, aceites de primera presión en frío, algas marinas, fermentos natural es como miso, tamari, pickles, edulcorantes naturales no artificiales (melazas de cereales, sirope de manzana), fruta seca ecológica no azucarada, agua de buena calidad, sal marina sin aditivos no refinada, tés y bebidas sin teína.

Es decir, nutrientes más fáciles de asimilar y metabolizar, dejarán muy poco residuo tóxico en el organismo y facilitará el bienestar, equilibrio y el aumento de vitalidad.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

COMO SABER QUE NUESTRO CUERPO ESTÁ INTOXICADO

Existen unos síntomas comunes que expresan intoxicación orgánica y que en muchos casos es apenas el comienzo incipiente de la enfermedad degenerativa, es decir, que n este estadio estamos a tiempo de hacer un cambio en la alimentación y estilo de vida. Los síntomas de toxicidad en el organismo son:

– Cansancio, incluye la necesidad de café a primera hora para tirar adelante.
– Irritabilidad, nerviosismo, cambios intempestivos de humos, crisis de ññanto sin causa aparente.
– Pérdida de memoria temporal, dificultad para concentrarnos.
– Dolores de cabeza. migrañas.
– Sueño agitado, interrumpido, insomnio.
– Problemas cutáneos, como sudoración excesiva, acné, eccema, sequedad, psoriasis, cáida del cabello, exceso o falta de saliva, exceso de producción de moco, sinusitis, otitis, infecciones del tracto urinario, micción frecuente o nocturna o transparente sin color y de olor dulce, micción escasa o muy oscura y de olor fuerte, retención de líquidos.
– Dolor muscular, dolor articular, haber sido diagnosticado de artritis, fibromialgia.
– Intolerancias alimenticias, desórdenes del apetito, ansiedad por comer lácteos, pan, dulces refinados, chocolate, alimentos cárnicos, crujientes, salados, secos, gaseosos, fríos, hielo.
– Pérdida o aumento de peso, obesidad, celulitis, lengua cubierta de saburra blanca, sabor amargo en las mañanas, aversión al ejercicios físico y otros.

desintoxicar
* Existen algunas prácticas que apoyarán tu programa de Detox como son vestir ropa de algodón en contacto con el cuerpo; usar los productos de aseo personal o de limpieza de aceites esenciales naturales sin guantes químicos; realizar ejercicios de respiración consciente, pasear en la naturaleza; incrementar el ejercicio moderado; masticar concienzudamente cada bocado de comida; dedicar cada día un tiempo para contemplación.

La medicina integrativa te ayuda a generar salud

¿Quieres saber más?

Su nombre *

Su e-mail *

Teléfono *

Asunto

Su mensaje

Introduce el siguiente código más abajo: captcha