Las articulaciones nos permiten la comunicación y cubrir nuestras necesidades básicas como trasladarnos caminando.

Son nuestras aliadas para poder hacer nuestro trabajo y poder también expresarnos en nuestra vida.

El dolor articular es la respuesta a diferentes disfunciones de la articulación.

Si dañan los cartílagos podemos tener una lesión meniscal, si de degeneran lo llamamos artrosis, en   los tendones cuando se inflaman hay tendinitis, en los músculos lesiones agudas como las lumbalgia, si la musculatura esta contraída permanentemente por demasiados movimientos o por accidentes o por el trabajo donde se carga demasiado peso o épocas de muchos estrés anímico, o exceso de sedentarismo la musculatura se debilita todos estos motivos pueden provocar una compresión degeneración del disco intervertebral y con el tiempo una hernia discal o una ciática que limitara nuestra calidad de vida.

La salud no se mantiene sola hay que cuidarla como un a planta.

Ab clínica medicina integrativa.

Ab clínica dispone de médicos, terapeutas y fisioterapeutas, que realizan diagnósticos holísticos del paciente junto con técnicas de radiología avanzada en nuestra clínica, y después proponen terapias naturales donde nuestros médicos de familia, medicina interna, especialistas en rehabilitación y acupuntura, están especializados en terapias integrativas naturales, plantear las ayudas necesarias pare encontrar salud a través de substancias naturales y químicas si lo precisa cada caso, como terapias de medicamentos de fitoterapia y homeopatía tanto orales o con substancias inyectadas.
También con terapias para el cuerpo como el masaje rítmico, acupuntura alemana, infiltraciones con productos naturales, igual que muchos deportistas de élite utilizan y combinan medicina química y medicina natural, esto es medicina integrativa, también es necesario revisiones de la nutrición que es de donde obtenemos la energía y de los ritmos de la vida.

El artrosis y la osteoporosis son dos tipos de problemas óseos y articulares que afectan principalmente a la columna vertebral, rodillas y cadera. Naturalmente forman parte del proceso natural del envejecimiento hacia nuestro cuerpo, atrasando este proceso de envejecimiento u oxidación.

El artrosis

“Qué es la oxidación celular en las articulaciones”?
Es la degeneración de las articulaciones. El cuerpo como respuesta a esta deformación articular provoca dolor, rigidez, para evitar mayores deterioraciónes. Tenemos que entender que el cuerpo tiende a la salud y que busca la mejor solución dentro de las posibilidades existentes según edad, y enfermedades de base como la diabetes, hipertensión, hipercolesterolèmia y dificultades en la microcirculació.

Cuando peor circulación tengamos en nuestro cuerpo, nuestras células musculares, cartílagos, huesos, tendrán un déficit de nutrientes para mantener las células en buen estado. A esta situación la podríamos denominar “oxidación articular” o “envejecimiento celular”.

La absorción de los alimentos depende de nuestro intestino delgado y esta de la calidad de la flora bacteriana intestinal.

Hoy en día, existen muchas intolerancias en alimentos que generan inflamaciones crónicas en el intestino, provocando a la larga, una malnutrición de nuestras células. En este sentido, tenemos que cuidar nuestra alimentación.

Mejoramos el artrosis al mejorar nuestra alimentación y microcirculación (Antiaging).

Así pues, la degeneración articular o artrosis, va a depender de cuidar nuestra circulación o oxigenación celular y de nuestro sistema digestivo, o dedo de una otro manera. Puesto que cómo hemos dicho, el cuerpo tiene capacidad de regeneración o acto de curación (vis natura medicatrix)…

Tratamientos para mejorar la oxigenación celular y como resultado final: nuestras articulaciones.

El que tendríamos que intentar evitar:
El uso crónico de paracetamol, “Ibuprofeno”, indometacina y diferentes antiinflamatoris no esteroideus, son fármacos que aumentan nuestro envejecimiento celular, especialmente a nivel hepático y renal. Tendrían que utilizarlos de manera limitada en el tiempo, no siendo esta la primera elección para tratar el dolor de una enfermedad crónica como la artrosis y la osteoporosis.

Hábitos y tratamientos para mejorar nuestras articulaciones.

Es necesario potenciar la salud de nuestros órganos vitales cómo son el hígado, el riñón y el intestino, mejorar nuestra microcirculación y construir, desde nuestra voluntad, hábitos físicos y psicológicos que ayuden al cuerpo a su capacidad de regeneración.

Practicar ejercicio físico es también un factor importante para generar salud en nuestras articulaciones, puesto que el movimiento favorece el bienestar articular.

Andar, es una magnífica elección. Ejercicios suaves en el agua, yoga, tai chi, euritmia higiénica. En nuestro centro disponemos de una escuela de Reeducación postural que permite personalizar según cada persona y enfermedad o dolencia ejercicios óptimos para fortalecer la musculatura en favor de las articulaciones de a columna vertebral, cervical, lumbar, rodillas y cadera.

Escuela de reeducación postural.

La reeducación postural trata del sistema músculo-esquelético desde un punto de vista global, haciendo también hincapié en la respiración y en técnicas de relajación, favoreciendo el concepto de entrenamiento músculo- esquelético aportando mayor calidad de vida.

Más ayudas al dolor.

Masajes manuales:
Masaje rítmico.
Masaje ayurvédica.
Euritmia higiénica (movimientos corporales energéticos).
Auriculo-acupuntura.
Ozono-terapia (desinflama los tejidos).
Nutrición y intolerancias alimentarias.
Terapias biorreguladores (Terapia nueral-acupuntura alemana).
Osteopatia ayurvédica (Muri abhyanga).
Hidroterapia – balneoterapia.
Antiaging intestinal.
Aplicaciones externas de plantas medicinales ( con aceites médicos y emplastes de plantas).
Terapia de la voz (el sonido de nuestras palabras cambia el ritmo de nuestra vida y de nuestra circulación).
Arte-terapia (el arte relaja nuestra mente y nuestra musculatura).

Artrosis

Ayudas al cartílago y tendones.

En el cartílago de nuestras articulaciones es donde aparece los inicios de degeneración y del envejecimiento.

En las primeras fases de degeneración, los tratamientos manuales de plantas medicinales y medidas nutricionales ejercen buenos efectos terapéuticos. Cuando tenemos el cartílago o los tendones muy dañados, pero no rotos, podemos aplicar medicamentos biorreguladores inyectados, el ozono-terapia y los llamados factores de crecimiento.

Los factores de crecimientos son células que se obtienen de la sangre del paciente y una vez inyectadas en la zona de la enfermedad producen efectos de regeneración en el cartílago, en los tendones, en los músculos  y en los huesos. Esta técnica se inicia gracias a los premios Nobel de 1986 Stanley Cohen y Rita Levi-Montalcini.

La osteoporosis

La osteoporosis es la perdida de masa ósea pero también es la perdida de la estructura que tiene el hueso en forma de red.

Diversos estudios médicos (meta análisis), realizados en el 2010, han demostrado que los fármacos modernos que hemos administrado des de los años 95 aumentan la masa ósea pero desestructuran la red ósea, haciendo que el hueso no mantenga la fortaleza esperada.

Esto nos lleva a los tratamiento orales de calcio, magnesio, fosforo, selenio, cobre y zinc, a través de la alimentación de nutrientes en forma de pastillas de serum intravenoso, así con el uso de la vitamina D y el habito de tomar el sol, al lado de realizar ejercicio físico periódico.

En casos de osteoporosis adelantada podemos utilizar campos magnético, ozono – terapia (que mejorará también la microcirculación del hueso), factores de crecimiento,  vertebropàstia (aplicación de cementos con microcirugia, por ejemplo las vertebras).

El miedo al dolor

Tiene que agradecer su dolor. Es una señal de alarma. Su función, aunque no lo parezca, no es molestarle, sino protegerle.
Tal como una alarma anti-incendios protege su hogar de los incendios, el dolor le advierte que algo anormal y potencialmente peligroso ocurre dentro de su organismo.
Si su alarma anti-incendios de casa sonara, no se le ocurriría desconectarla: buscaría el origen del incendio para extinguirlo.
Del mismo modo, no se tiene que enmascarar su dolor con fármacos. Hay que buscar y resolver sus causas porque no vuelva a ocurrir o dañar más el organismo. Esta es la misión de su doctor.

El dolor de la columna vertebral (Cervical, dorsal y lumbar)

El dolor cervical, dorsal y lumbar (conocido como lumbago) es un problema que afecta al 80% de la población en algún momento de su vida. El 40% de la población de mes de 50 años tiene una dolencia  lumbar o cervical.

Los dolores agudos normalmente están asociados a contracturas musculares fuertes que limitan nuestra movilidad. Estos dolores pueden ser desencadenados por esfuerzos físicos indebidos para nuestra constitución, por malos hábitos posturales, sedentarismo, sobrepeso y naturalmente cada persona es una individualidad con genéticas diferentes.

Cuando un dolor sobrepasa los 15 días o un mes de evolución, tenemos que empezar a pensar que tenemos algo más que una contractura y es obligado ir al médico y hacer exploraciones dentro del diagnostico por la imagen como la RMN (Resonancia Magnética Nuclear ) que es la prueba especifica para poder valorar como están las articulaciones óseas y el que es más importante, las partes llamadas “blandas” (músculos, tendones y discos intervertebrales) donde podemos diagnosticar el aplastamiento del disco intervertebrales diagnosticando protrusiones o hernias discales que pueden estar comprimiendo los nervios (o raíces nerviosas), que normalmente son los responsables del dolor.
Cuando esta compresión del nervio es muy importante podemos tener dolor irradiado hacia el hombro, hacia todo el brazo o en el caso de las extremidades inferiores, hacia la pierna, hasta el pie.

La ciática

Cuando tenemos un dolor irradiado hacia el brazo o hacia la pierna durante más de un mes no podemos posponer más tiempo la visita al médico. Los anti inflamatorios y relajantes musculares que hemos tomado, si no han hecho efecto en un mes es más improbable que consigan el efecto terapéutico deseado y necesitaremos otras terapias añadidas que la medicina integrativa puede aportar.

Tratamiento por los dolores de columna vertebral

El uso de analgésicos y anti inflamatorios crónico es uno de los factores de aumento de nuestra oxidación o envejecimiento de órganos vitales como el riñón, arterias y cerebro, siendo desaconsejable mantener por largos periodos (1-2 meses) el uso de estos medicamentos de forma diaria.
Cuando iniciamos un tratamiento en medicina integrativa proponemos iniciarlo con medicamentos y dietas antioxidantes a la vez que aconsejamos, según el caso, tratamientos de acupuntura, masaje rítmico, etc. Personalizando así cada tratamiento, puesto que cada ser humano es un caso diferente, huyendo de los protocolos, que lejos de ser un tratamiento seguro son (muchas veces) tratamientos estandarizados que no puede dar una salida única para cada individuo.

No hay duda que en algunos casos será necesaria la cirugía. Hablando de la patología de la columna vertebral o del raquis no se tiene que realizar cirugía en la columna vertebral en mes de un 10% de los casos. Hoy en día tanto traumatólogos como cirujanos evitan la cirugía como primera opción y ofrecen tratamientos médicos no invasivos abriendo la puerta a los tratamientos contemplados desde la Medicina Integrativa.

Terapias alternativas por el tratamiento de los dolores de la columna vertebral

Entre estas terapias alternativas aportadas por la medicina integrativa podemos encontrar:
•Terapias manuales: masaje ayurvédico y masaje rítmico (creado por la Dra. Ita Wegman).
•Técnicas de microestiramientos (como el método Feldenkrais).
•Técnicas informatizadas donde la persona constata a través de un programa informático su capacidad de relajación, donde puede observar su mejora en el aprendizaje de relajar su musculatura, biofeedback y técnicas de relajación con el método de la “coherencia cardíaca”.

Una otro gran área de tratamientos utilizados son:

•La acupuntura y la auriculoacupuntura (en la oreja) para el manejo del dolor neurálgico.
•Las terapias con infiltraciones de medicamentos biorreguladores (iniciadas por Dr. Reckeweg), de plantas medicinales, la experiencia de las cuales se inició en 1972 en los deportistas de las olimpiadas de Munich, sin tener ningún efecto secundario.
•También se emplea la infiltración con ozono, que ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento de los dolores vertebrales y neurálgicos. Siendo exenta, también, de efectos secundarios.
•Los factores de crecimiento, que resultan de la extracción de células de la sangre del paciente que van a proceder una reparación de los tejidos dañados, es otra técnica muy utilizada para el tratamiento de estas patologías. Esta técnica nace de Stanley Cohen y Rita Levi-Montalcini (premios Nobel de medicina de 1986.) descubriendo que células son las responsables de la reparación de los tejidos (des de un simple corte con un cuchillo a una rotura fibril·lar importando). Desde el 1998 se empezó a emplear a nivel de dentistas, después en traumatología, oftalmología, ulceras varicoses, etc. para poder reparar con mayor velocidad heridas que no están teniendo una buena curación.

Este tratamiento también carece de efectos secundarios.

Cuando superamos la fase del dolor que hacemos?

Para mejorar y mantener nuestra salud de la columna vertebral necesitamos reeducación de nuestra postura, tonificación de la musculatura, técnicas de relajación, técnicas de estiramiento muscular, mejorar nuestra calidad de sueño hasta que tengamos la sensación de despertarnos con la sensación de “sueño reparador” sin sentirnos cansados.

Hernia-discal