Soporte al paciente oncologico- mistelterapia (viscum terapia)

¿Qué es el cáncer?

La pregunta “¿qué es el cáncer?. Las palabras “Tumor, cáncer, leucemia” y muchas otras denominaciones abarcan cientos de diferentes cuadros clínicos, que se basan en una característica común: el crecimiento descontrolado y maligno de la células corporales.

Cada célula sana obedece a un curso de vida ordenado, pero el ciclo de vida de las células malignas y su multiplicación a través de la división celular no se integra en el conjunto del organismo y desarrolla “vida propia” independiente. En personas sanas esta determinación de modulación genética se controla con la ayuda de las células vecinas y a través de sustancias mensajeras en la sangre humana, de tal manera que se forman el tamaño y la figura adecuados de los órganos o tejidos humanos.

Hay tres trastornos que regularmente están unidos a la enfermedad de cáncer: La información genética degenerada en las células, la falta de comunicación entre las células- lo que determina la forma y tamaño de los tejidos u órganos- y una desorientación o debilidad del sistema inmunológico.

Los tumores se manifiestan como masas sólidas, eventualmente como masas palpables o en forma de sistémica en todo el cuerpo como por ejemplo el linfoma o la leucemia. El grado de malignidad de los tumores sólidos se diagnostica a través de la toma de tejido tumoral (Biopsia).

Los tumores se clasifican según el esquema TNM, el cual describe el tamaño del tumor, la invasión del sistema linfático y la propagación de metástasis.

¿Qué causa el cáncer?

Actualmente, más de la mitad de todas las enfermedades de cáncer presentan relación con el consumo de alcohol y tabaco, así como con hábitos de alimentación no equilibrados.

En determinadas formas de cáncer se observa la tendencia hereditaria (por ejemplo: cáncer de mama).

Anteriormente, la explicación más usada, de que el sistema inmunologico débil sirve de base para la enfermedad, ya que no es sólida según el entendimiento actual.

Terapias del cáncer

• Terapias curativas: su fin es curar la enfermedad. Por ejemplo cirugía y radiación.

• Terapias adyuvantes: o terapias de apoyo, sirven para apoyar el éxito de la terapia curativa. Por ejemplo, cuando se emplea la quimioterapia después de una operación para suprimir o matar células metastaseadas que posiblemente aún existen.

• Terapias paliativas: pretenden conseguir mejor calidad de vida

• Terapias de soporte: sirven para mitigar o suprimir los efectos colaterales intensos que se presentan después de la quicio o radioterapia.

Terapia del muérdago apoyando a la cirugía y a la Terapia de Radiación

Los preparados de Muérdago pueden favorecer y complementar la terapia de radiación y la cirugía tanto en forma neoadyuvante- es decir, antes del inicio de la terapia local- como en forma adyuvante- es decir, apoyando y acompañado estas terapias-. La operación y especialmente la anestesia relacionada con ella.

Los granulocitos y cacrófagos presentes, estimulados e incrementados en la sangre mediante la terapia de Muérdago, ayudan a una regeneración más rápida después de una operación más rápida después de una operación o de una radioterapia. Los Granulocitos y Macrófagos pertenecen a los glóbulos blancos (Leucocitos), los que eliminan a las células enfermas o necróticas.
El objetivo de una terapia adyuvante de Viscum (expresión del latin del Muérdago) es el de estimular las propias fuerzas de defensa del cuerpo y así prevenir el regreso del tumor, la llamada recidiva. Un sistema inmunológico modificado o bien stimulado, puede evitar que la enfermedad se presente nuevamente. Además, a través del Viscum se puede proteger a la información hereditaria (ADN)de las células sanas durante la radioterapia.

 

viscumterapia

 

Terapias medicamentosas.

Cada terapia de cáncer se complementa con medicamentos o se realiza exclusivamente con éstos, En Alemania, la quimioterapia, la terapia de Muérdago y la hormonal son las opciones más usadas.

Quimioterapia.

Actualmente el empleo de los quimioterápicos (llamados también citostáticos) es eficaz para tratar las Leucemias agudas en niños, las diferentes variedades de cáncer de testículo, enfermedad de Hodgkin y muchas otras enfermedades tumorales.
Aún cuando no son tan eficaces como los ejemplos mencionados, se han desarrollado quimioterápicos para casi todas las enfermedades de cáncer. La mayoría utiliza los conocidos mecanismos de reproducción y de metabolismo para las células cancerosas y células sanas.

La eficacia de la quimioterapia no sólo se orienta a la reducción del tumor, sino también en el tiempo libre de recidiva después de concluir la terapia. Por eso, es necesario en lo posible llegar con la quimioterapia a todas las células enfermas en el cuerpo.
En la quimioterapia, así como también en la terapia de Muérdago, la dosis óptima se determina individualmente, y se realiza dependiendo de los valores sanguíneos, los que indican la capacidad de función de la médula ósea; esto son sobre todo los leucocitos. El número de leucocitos en sangre es, entre otros, una media para la capacidad del sistema inmunológico humano.

Terapia de Muérdago

La terapia con preparados de Muérdago se emplea en las formas más diversas y para un amplio espectro de enfermedades tumorales. Como terapia tiene un carácter de apoyo (adyuvante), mitigante (paliativo) y frecuentemente es usada como profiláctico y fortificador.

La oncología dedica la máxima atención a los aspectos de calidad de la vida, prolongación del tiempo de vida y la profilaxis de la recidiva. Para estos objetivos se puede usar la terapia de Muérdago de una manera múltiple:
La terapia de Muérdago apoya la defensa propia del cuerpo de tal manera que incrementa en la sangre granulocitos, linfocitos y las llamadas células Killer, entre otros. Por lo tanto, la terapia de Muérdago es también una medida preventiva en el sentido de una profilaxis de la recidiva.
Gracias a sus efectos estimulantes sobre la liberación de endomorfinas, la terapia de Muérdago puede disminuir o hacer soportables los dolores que se presentan en los estadios tumorales avanzados. Las endomorfinas son morfinas naturales producidas por el cuerpo mismo, y tienen un efecto analgésico.

No se deben subestimar una alimentación y un sueño sanos como condición previa para una curación a largo plazo. Con la terapia del Muérdago se observa una menor predisposición a las enfermedades infecciosas.

Efectos terapéuticos de las sustancias contenidas en el Muérdago.
Los preparados de Muérdago son fitofármacos, es decir medicamentos vegetales, en los que se usa toda la planta, o bien la composición de todas las sustancias propias de la planta como base para su efecto terapéutico.

Dos grupos de sustancias activas de Muérdago son las Viscotoxinas y las Lecitinas.

Las Viscotoxinas causan necrosis, es decir, la muerte celular por intoxicación de la célula acompañada de una inflamación.

Las lectinas actúan sobre el núcleo celular causando una reacción apoptósica de la célula. Apoptosis significa que se estimula una desintegración ordenada de tosod los componentes de la célula comparable con la muerte natural de ésta. Hasta ahora se conocen cuatro grupos de Lecitinas de Muérgado.

Además de la función del Muérdago, arriba descrita, de dirigirse directamente contra la célula enferma, éste posee la propiedad de actuar como modulador sobre el sistema inmune. Así, el sistema inmunológico puede ser estimulado en su totalidad, en forma inespecífica o específica, con respecto a su capacidad de tratar con células enfermas o sustancias extrañas al cuerpo. Las reacciones inespecíficas, que son innatas al sistema inmune.

Indicaciones de uso y efectos.

Los preparados de Muérdago se administran en forma de inyección subcutánea, es decir bajo la piel, por lo general se administra dos a tres veces por semana.

Al inicio de la terapia pueden presentarse otros efectos colaterales que pueden resultar incòmodos : agotamiento, sensación de gripe i mareos. Estas reacciones se presentan algunas horas después de la inyección con una duración de máximo 24 horas y pueden ser acompañadas por una leve fiebre (febrícula), la que puede ser incómoda pero también es una señal positiva de incremento de la actividad del sistema inmune. Por este motivo, al inicio de la terapia se debería planificar el día con la presentación de la febrícula.

Duración de la terapia y pausas. Los preparados de Muérdago se emplean durante 2 a 7 años, dependiendo del objetivo de la terapia. Este periodo llamado también terapia de mantenimiento, sierve para la inmunonodulación y con esto indirectamente para evitar eficazmente las recidivas. Recidivas son tumores.

¿Dónde se recibe apoyo e información?

ENLACES DE INTERNET

Sobre terapia de Muérdago

www.mediviscum.com
www.mistel-therapie.de

Asociación Española contra el Cáncer : www.aecc.es