lacademia

Medicina Integrativa y Medicina de Familia

 

La medicina integrativa es el espacio de unión entre la medicina convencional y la medicina natural, la aportación de terapias naturales y tradicionales a los tratamientos convencionales repercuten en terapias más eficaces para la curación del paciente.

La medicina integrativa engloba la medicina tradicional y la natural aportando una mayor calidad de vida a los pacientes.

  • Medicina Naturista
  • Medicina Antroposófica
  • Medicina Ayurvédica
  • Homeopatía
  • Ozonoterapia
  • Fitoterapia

 

Medicina integrativa , la suma de las medicinas complementarias

 

EL siguiente articulo se público en el marco del UPDATE 2006 “jornada de actualización de la medicina” en “l´acadèmia” Funcació de ciències mèdiques i de la salut de Catalunya i de Balears”

Suplements dels Annals de Medicina /VOL,89, -Suple2 – Març 2006

Gabriel Andrés Médico naturista.

Inmaculada Nogues ABS Lluis Millet, Esplugues de Llobregat.

En las dos últimas décadas la demanda de terapias complementarias por parte de la población ha crecido enormemente, y el interés por estos temas se ha incrementado tanto en la población en general como en los profesionales sanitarios.

Uno de los primeros sondeos sobre el uso de la medicina complementaria en el Reino Unido fue llevado a cabo en 1985 por S. Fulder y R. Monro y supervisado por la Fundación Threshold. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Lancet (Fulder and Monro 1985). Del estudio se dedujo que aproximadamente 2 millones de personas en el Reino Unido utilizaban la medicina complementaria en aquel entonces, siendo los principales consultados los acupuntores, osteópatas y quiroprácticos.

Otro estudio llevado a cabo por Swanhouse Special Events en 1984 observó que un 30% de un total de 2.000 adultos habían utilizado en más de una ocasión terapias alternativas durante un período de un año.

La Asociación de Consumidores publicó una encuesta de sus miembros en 1985 (Which 1986) y descubrieron que uno de cada siete encuestados había utilizado alguna forma de medicina complementaria. De todos ellos un 42% habían utilizado homeopatía y un 23% la acupuntura.

Otros estudios evidencian que la utilización de medicina complementaria se ha duplicado en un período de unos diez años, por lo que la medicina complementaria representa un incremento importante dentro del área de la práctica de la medicina en Gran Bretaña.

Pero Gran Bretaña no se encuentra sola en esta experiencia de crecimiento. Informes de otros países de Europa Occidental tales como Francia, Alemania, Finlandia, Holanda, Bélgica, Suiza, Dinamarca e Italia están experimentando patrones similares de crecimiento. España no está al margen de estos cambios. Esto apoyaría la idea de que los médicos de familia y diplomados en enfermería necesitamos comprender o tener un conocimiento lo suficiente profundo de estas terapias como para poder aconsejar y asesorar a nuestros pacientes.

Un estudio realizado por estudiantes de medicina de la Universidad de Southampton con la intención de ver las razones por las cuales había un incremento de la popularidad de las medicinas complementarias, evidenció que aunque consideraban a los médicos competentes, y los pacientes en general estaban contentos con ellos, algunos médicos no fueron capaces de encontrar solución al problema por el que habían sido consultados, aunque veían a sus médicos de cabecera como los primeros a los que acudirían en caso de que tuvieran algún tipo de necesidad médica.

Sharma (1991) llegó a las mismas conclusiones. La razón por la cual se buscaba una ayuda en la medicina complementaria era para buscar solución a unas condiciones sobre las cuales la medicina ortodoxa se veía incapacitada para ofrecer alivio. En este estudio se resaltaba que la medicina ortodoxa trata los síntomas más que las causas, en ocasiones excesiva medicación, y que algunos de los tratamientos parecían ser demasiado drásticos.

Por lo general la conclusión es que la medicina complementaria se busca en aquellos casos en que la condición o la enfermedad no puede ser resuelta por la medicina convencional.

El 50% de las personas que utilizan la medicina complementaria proceden de clase media, más mujeres que hombres, y con una edad comprendida entre los 40 y los 60 años, siendo principal problema de consulta los dolores osteoarticulares.

Un estudio realizado en la región sanitaria de Costa de Ponent (Barcelona) evidenció que un 30% de la población acudía o había acudido a terapias complementarias, pero solo 1% de pacientes se lo habían comunicado a su médico de familia. Por tanto nos encontramos ante una realidad: un tanto por ciento relevante de nuestra población, lo sepamos o no, acuden a las medicinas complementarias.

 

Como se ha dicho en muchas ocasiones: sólo hay una Medicina, la que ayuda a curar y sanar al enfermo. Pero lo que sí existen son diferentes criterios o enfoques a la hora de abordar un enfermo y su problema de salud. Estos distintos enfoques constituyen lo que se conoce como los diferentes criterios médicos.

El criterio que nos enseñaron en la Facultad de Medicina, y por tanto el más conocido por nosotros, es el criterio alopático que intenta curar por los contrarios. Aunque existen otros criterios como son el homeopático que intenta curar por lo semejante; el de la Medicina Tradicional China que trata de curar reequilibrando y normalizando la circulación energética; el de la medicina naturista que trata de curar aplicando estímulos naturales que actúen en el mismo sentido que lo haría la naturaleza del individuo, etc.

Cada una de estas opciones médicas utiliza a su vez remedios y técnicas que en muchas ocasiones son comunes, aunque en otras son utilizados de forma distinta.

El criterio médico alopático es el que se practica “oficialmente” en nuestra cultura moderna y se basa fundamentalmente en curar por los contrarios, los opuestos, por ejemplo: ante una inflamación damos antiinflamatorios, ante la acidez antiácidos, ante un dolor analgésicos, ante una infección antiinfeciosos, etc. Este enfoque de suprimir los síntomas no cabe duda que en muchas ocasiones es de vital importancia, sobre todo en situaciones de emergencia en las que la vida del enfermo peligra si no se actúa de forma rápida y contundente, en enfermedades infecciosas, en enfermedades crónicas como en una insuficiencia hormonal, degenerativas como una neoplasia, etc. Son indudables las aportaciones del criterio alopático a nivel de diagnóstico y de tratamiento.

Sin embargo debe quedar claro que los diferentes criterios médicos no son opciones excluyentes entre si, sino en la mayoría de las ocasiones complementarios.

Gran parte del enfoque actual que tenemos de nosotros mismos se fundamenta en el modelo newtoniano de entender la realidad; un modelo mecanicista que interpreta al ser humano como una compleja “máquina biológica”, en la que se considera por ejemplo: el corazón como una bomba, el riñón como un filtro, el cerebro como una computadora, etc. Así interpretaba Newton el Universo: como una gran “máquina”. Esta visión mecanicista nos ha permitido introducirnos muy profundamente en el estudio de nuestra constitución superficial, y al decir superficial no le damos la connotación de menos importancia sino que nos referimos al aspecto más material o físico de nosotros mismos. Y en este terreno hemos realizado, y continuamos realizando, avances maravillosos, llegando a límites insospechados.

Aunque eso es sólo una “parte” de nuestra realidad. Todos sentimos que el Ser Humano es algo más que una compleja máquina, suma de órganos físicos, intercambios y reacciones químicas o enzimáticas, etc. Existe algo más que anima y da Vida a nuestro ser. Esa energía, fuerza vital, o como la llamaba Hipócrates Vis Natura Medicatrix, término que él empleaba refiriéndose a la fuerza interna de que disponemos para nuestro correcto funcionamiento, y que se equipara a los mecanismos de autorregulación u homeostasis, además de comprender que el ser humano tiene una dimensión emocional y mental.

Esta fuerza interna tiende a la curación del paciente y se expresa a través de los síntomas en un esfuerzo del organismo por normalizar sus funciones y restablecer el equilibrio, y el médico ha de actuar ayudando para que se cumpla su función sin dejar de interpretar su finalidad ni suprimir, excepto cuando sea imprescindible.

Por tanto, podemos entender la medicina como el conocimiento y el arte de utilizar e integrar todos los criterios y recursos que estén a nuestro alcance, seleccionando los más adecuados en cada caso, para ayudar a prevenir la enfermedad, recuperar la salud cuando se ha perdido, y mantenerla una vez se ha recuperado, evitando ante todo perjudicar al paciente (primun non nocere). Una de las aportaciones de los diferentes criterios médicos es tener todos ellos una visión “global e integral” de la persona, del diagnóstico y del tratamiento.

Criterio médico naturista:

 

El criterio médico naturista tiene como punto de referencia “curar aplicando estímulos naturales que actúen en el mismo sentido que lo haría la naturaleza del individuo”.

La Medicina Naturista sería en definitiva, un sistema médico preventivo y terapéutico, basado en la comprensión y utilización de los principios autoreguladores del propio organismo y que contempla al individuo en su globalidad e integrado en un entorno.

Hablar de Medicina Naturista es hablar de pasado, de presente y de futuro.

De pasado, porque nos permite recobrar conceptos que perdimos al deslumbrarnos con el avance de la técnica y que al recuperarlos retomamos sabios conceptos que nos pueden permitir comprender mejor los misterios de la salud y la enfermedad. De presente, porque es evidente el gran despertar y auge de la Medicina Naturista, y de otras medicinas complementarias, como una demanda de la sociedad; y de futuro porque nos aporta nuevas herramientas terapéuticas y nuevos caminos de investigación.

El criterio medico naturista nace con Hipócrates de Cos (460-377 aJC) considerado padre de la medicina, desarrollando toda una escuela de pensamiento. Uno de los textos mas famosos son los Tratados Hipocráticos donde queda reflejada la importancia que concedían a la salud y a como preservarla. La alimentación, trabajo y descanso, forma de vida, contacto con la naturaleza, emociones equilibradas…, eran de gran importancia para mantenerse en salud. Aportan el concepto de depuración como un mecanismo para recuperar el equilibrio perdido.

Destacaremos la figura de Sebastián Kneipp (1821-1897) uno de las más importantes en la historia de la Medicina Naturista. Su método se basa en cinco pilares fundamento del Naturismo clásico: la dieta, las plantas medicinales (fitoterapia), el ejercicio, la hidroterapia y la terapia del orden.

Principales aportaciones de la Medicina Naturista

* Recuperar conceptos hipocráticos básicos sobre como mantenerse en salud, que por su simplicidad, se han diluido de algún modo en un mar de especialidades e información técnica.

* Una actitud eminentemente preventiva y enfocada hacia la salud. Todo el enfoque de los estudios en las facultades de medicina están dirigidos al estudio de la enfermedad, y apenas se habla de salud, como conservarla y que hacer para recuperarla una vez perdida. En los planes docentes de las carreras sanitarias, se da la paradoja de que el estudio de la salud es un aspecto casi ignorado. Nos convertimos en especialistas de la enfermedad, pero tal vez sería interesante potenciar y profundizar en el estudio de las personas sanas, comprendiendo mejor así la salud. Haciendo un giro en nuestro punto de mira, posiblemente podremos evitar muchos problemas, en vez de buscar soluciones cuando estos ya se han presentado.

 

Gracias a la mejora de las condiciones socioeconómicas y a las medidas específicas de salud pública, fundamentalmente saneamiento del medio ambiente e inmunizaciones, las enfermedades infecciosas fueron casi vencidas en estos países, en lo que ha venido denominándose “primera revolución epidemiológica”.

En la época actual, en que la patología predominante la constituyen las enfermedades crónicas y los accidentes, se ha entrado en una nueva etapa de la historia de la Salud Pública llamada “segunda revolución epidemiológica”. La educación sanitaria ha pasado a ocupar un lugar central en la estrategia de la Salud Pública, ya que tanto la prevención y control de la enfermedades crónicas como las de los accidentes dependen, en gran medida, de nuestros estilos de vida y por tanto de la educación sanitaria.

 

Numerosos estudios efectuados en los Estados Unidos después de la aparición del Informe Lalonde han confirmado la importancia de los estilos de vida como determinantes de salud en los países desarrollados, y precisamente es a este nivel donde la medicina de familia y enfermería juegan un papel protagonista a la hora de influir sobre los pacientes modificando patrones de conducta insana. Aquí el enfoque de la Medicina Naturista tiene mucho por aportar.

* El reconocimiento de la existencia de la energía o fuerza vital que anima y da vida a nuestro Ser, concepto ya contemplado por los médicos hipocráticos, chinos, ayurvédicos, etc. existencia equiparable a los sistemas de autorregulación u homeostasis.

* “Primun non nocere”. Primero no perjudicar. Por lo tanto se tiene la prioridad, siempre que sea posible, por los tratamientos no agresivos.

* La actitud del médico no debe ser siempre intervencionista. En ocasiones debe ser un mero acompañante. Se debe interpretar lo que pretenden los mecanismos de autorregulación, eliminando los obstáculos, no actuando de forma sistemática suprimiendo su acción. Es importante conocer y profundizar en el estudio de la finalidad de los fenómenos que ocurren en los procesos patológicos.

* La comprensión de que no caemos enfermos bruscamente, aunque existen enfermedades fulminantes, sino que existe todo un proceso que termina manifestándose en la enfermedad. La enfermedad es un proceso mas que un estado, y su aparición no un comienzo, sino el final de una alteración o desviación lenta y de larga duración. Actuar en la dirección de restablecer la normalidad en las funciones de todos los sistemas del organismo, es la primera medida terapéutica y preventiva, además de actuar a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual.

* Entender la salud orgánica como el equilibrio entre las entradas y las salidas (teoría humoral). Existe una doble vía entre las entradas y salidas realizada simultáneamente a través de los sistemas digestivo, respiratorio, cutáneo y excretor. Cuando las entradas sobrepasan la capacidad de eliminación del organismo, se rompe el equilibrio que puede conducirnos a las enfermedades por sobrealimentación (obesidad, diabetes, arteriosclerosis…), por el contrario si las entradas son menores a las necesidades o el desgaste es mayor, se establecen las enfermedades carenciales, ya sean con manifestaciones clínicas o subclínicas.

* Concepto de Terreno. Uno de los aportes más importantes del criterio naturista, donde no solo se tiene en cuenta la virulencia del germen, sino también la predisposición o tendencia del paciente a enfermar. Las actuaciones van dirigidas a mejorar el terreno.

Ningún ser humano es idéntico. La respuesta a un determinado estímulo ya sea físico, químico, emocional, etc. es individual, hay modalidades de estructura y función, algunas de las cuales se transmiten hereditariamente. Estos conceptos están presentes en la Medicina Tradicional China, en la Medicina Hipocrática, en el criterio Homeopático, etc.

A través del concepto de terreno empezamos a vislumbrar la importancia no solo de la agresividad o virulencia del agente invasor, sino de la receptividad y la resistencia del organismo a dicha agresión.

Terreno desde una visión macroscópica

Existiría una tendencia o multitud de tendencias metabólicas que se traducen en una morfología anatómica y fisiológica, en un temperamento o inclinaciones básicas de la conducta, y en definitiva una manera o tendencia de enfermar. Por tanto conocer el terreno, biotipo o constitución en un intento de sistematizar en biotipologías, puede ser de gran utilidad para aproximarnos al abordaje de un paciente.

Ejemplo def tres biotipos son: tipo cerebral (ectomorfo), tipo movimiento (mesomorfo), tipo nutrición (endomorfo). La predisposición a enfermar será diferente entre los tres, por lo que retomar estos conceptos puede ser de importancia a la hora de abordar un paciente.

Terreno desde una visión microscópica:

La Medicina Biológica recuperando el concepto de espacio extracelular de Claude Bernard, entiende que antes de atacar la enfermedad a la célula, es el medio ambiente o espacio extracelular el que se altera. Es el espacio intercelular donde tienen lugar todos los intercambios necesarios para mantener la vida de las células. La correcta circulación de nutrientes, información nerviosa y endocrina, así como la eliminación de tóxicos, detritus del metabolismo celular, etc. son fundamentales para mantener este espacio en óptimas condiciones y preservar la vida celular. Técnicas destinadas a restablecer el equilibrio y la desintoxicación de este medio como pueden ser: dietas desintoxicantes, ayunos controlados, infusiones depurativas, técnicas de hidroterapia, fitoterapia, etc. pueden ser de importancia para restablecer la salud.

* Entender la enfermedad como estímulo para el cambio, como oportunidad de transformación.

* Una visión global del ser, entendiendo a la persona desde todas sus dimensiones física, emocional, mental y espiritual. Cada ser es único y particular, hay enfermos y no sólo enfermedades. Por tanto el planteamiento del tratamiento es más personalizado.

Desde esta perspectiva toman mucha importancia: el medio ambiente y su influencia, la alimentación, las sobrecargas acumuladas en el organismo de tóxicos y detritus metabólicos, los hábitos tóxicos, la capacidad de integración, asimilación y recuperación del equilibrio, el respeto a los ciclos biológicos, equilibrio entre trabajo y descanso, la capacidad de relajarnos y eliminar el estrés, realizar ejercicio moderado, la satisfacción personal, la educación y los sistemas de creencias, tener emociones equilibradas y pensamiento positivo, y en definitiva vivir en armonía con nosotros mismos, con nuestra verdadera esencia y con nuestro entorno.

Los cinco pilares de la Medicina Naturista clásica:

 

1.- Dieta. La medicina Naturista concede una importancia primordial a la dieta aconsejando como patrón alimentario dieta ovolacteovegetariana con aportes ocasionales, no más de una vez por semana, de pollo, pescado o carne. Esta dieta es equivalente a la dieta mediterránea modificada aconsejada por la OMS. La evidencia científica demuestra que esta dieta reduce la mortalidad total, menor incidencia y menor mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Reducción de la incidencia de obesidad, dislipemia, diabetes. Reducción de la incidencia y mortalidad de ciertas neoplasias. La evidencia mas alta es en la prevención de cáncer colorectal y de mama; Disminución de riesgo de osteoporosis, entre otras acciones.

Otros aportes son la dieta como herramienta terapéutica.

– Ejercicio Físico

– Fitoterapia

– Hidroterapia, Helioterapia, Climatoterapia, Talasoterapia.

– Técnicas Psicofísicas. Higiene Mental

Otras técnicas incorporadas al criterio Medico Naturista clásico son entre otras: Osteopatía, Quiropraxia, Reajuste Postural Global, Terapia Neural, Homotoxicología, Geobiología y Geomedicina, etc.

Medicina tradicional China, Acupuntura:

La Medicina Tradicional China y en concreto la Acupuntura, su rama más conocida, se ha extendido por todo el mundo. Sus orígenes son difíciles de precisar pero los tratados más antiguos se remontan a más de 3.000 años, siendo el Nei King la obra más antigua de medicina. Su desarrollo fue empírico, y los primeros trabajos orientados a descubrir el modo de acción de la acupuntura se efectúan en el siglo XX. En 1948, en Alemania, el Dr. Cantóni utiliza un ohmímetro descubre que los puntos cutáneos de acupuntura ofrecen menor resistencia eléctrica. Pero no es hasta 1963 cuando el Dr. Niboyet realiza una tesis doctoral, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Marsella, donde sostiene esta particularidad de los puntos de acupuntura.

Las investigaciones en este campo han continuado y en 1982 la OMS recomienda continuar el estudio e investigación en Acupuntura.

En 1992 en EEUU después de constatar que uno de cada tres norteamericanos acudía al menos una vez en su vida a la medicina complementaria se creó la OAM, Oficina de Medicinas Alternativas encarada de realizar estudios con criterios científicos para evaluar la eficacia de las mismas.

En 1996 la FDA (Administración para fármacos y alimentos de EEUU) calificó la acupuntura como segura y eficaz aunque limitada a las patologías concretas.

Principales indicaciones

En 1997 tuvo lugar en Bethestda, Maryland, la Conferencia de consenso sobre Acupuntura patrocinada por el Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH), concluyendo que la acupuntura era una técnica médica útil en un determinado número de enfermedades y publicaron en que patologías se había demostrado su valor terapéutico a través de trabajos bien documentados. Había claras evidencias de la eficacia de la acupuntura en el tratamiento de nauseas y vómitos postoperatorios y quimioterapia, nauseas durante el embarazo, dolor postcirugía dental. El estudio también concluye que puede ser beneficiosa como tratamiento coadyuvante en un número indeterminado de dolor, rehabilitación tras accidente vascular cerebral, cefaleas, dismenorreas, epicondilitis, lumbalgias, Sd. del túnel carpiano, fibromiálgia, asma, alteraciones gastrointestinales sobre todo colon irritable y dispepsias, estrés.

 

Como todas las intervenciones médicas la Medicina China no es una medicina exenta de efectos secundarios. Es una medicina muy antigua que ha perdurado y difundido por todo el mundo a causa de su eficacia. El principal problema que puede surgir es que no se halla diagnosticado una enfermedad grave según la medicina convencional, y desde un punto de vista médico no se puede usar la acupuntura como una técnica desligada de nuestros sistema médico habitual abordando las patologías siempre desde una vertiente actual y científica. Los problemas reales a parte de posibles efectos secundarios por el uso de plantas medicinales chinas y por la inserción de agujas, es aquello que se deja de hacer, por lo que desde la Sección Colegial de Médicos Acupuntores del COMB, opinan que en nuestro país de ha de regular como especialidad médica y que se han de practicar siempre bajo la responsabilidad de un médico.

Países Europeos con regulación a favor de los sanitarios: Francia, Austria, Bélgica, Suecia, Italia, Luxemburgo, Hungría. Lituania, Letonia, Estonia Chipre.

Alemania presenta una regulación clara para los no sanitarios en acupuntura, donde se creó una nueva carrera “práctico en salud natural” Helth Practiquer, incluso por ley se incorporó a los médicos tener conocimiento en naturopatía

Países sin regulación clara en cuanto a Acupuntura: Reino Unido, Dinamarca, Portugal, España.

Homeopatía

Fue el médico y químico alemán Dr. Samuel Hahnemann (1.755-1.843) quien desarrollo la Homeopatía a finales del siglo XVIII. En realidad las raíces de este arte de curar se encuentran en el antiguo Egipto y en Hipócrates, con posteriores aportaciones de Paracelso.

 

La Homeopatía es un sistema médico que se basa en el principio “similla similabus curantur”, ley de similitud: “lo que provoca la enfermedad en un sujeto sano puede curar, en dosis infinitesimales, un estado enfermo similar”, es decir curar con lo mismo significa que el agente que ocasiona la enfermedad, es capaz de sanarla si es aplicado en dosis mínimas. Para comprender el efecto de las dosis infinitesimales (por debajo del número de Abogadro), donde ya no existe molécula del fármaco debemos hacerlo a través de la Física Cuántica. El efecto terapéutico no se obtiene por la acción de moléculas, sino por el efecto de partículas mas pequeñas, el siguiente eslabón en la escala: los átomos y partículas subatómicas. Por tanto para comprender la Homeopatía hay que acudir a la física de los átomos y de las partículas subatómicas: la física cuántica.

Los remedios homeopáticos se preparan a partir de principios de origen mineral, vegetal, animal u orgánico. Las sustancias se diluyen, se dinamizan, y se incorporan a sustancias neutras (sacarosa, lactosa, glicerina, alcohol). Se diluye lo que es soluble, se tritura lo que no se puede disolver; se dinamiza a través del principio de dinamización y agitación.

Diluciones bajas (5CH) son utilizadas en enfermedades locales agudas y lesiones orgánicas; diluciones intermedias (7CH-9CH) actúan sobre la función y el equilibrio neurovegetativo; diluciones altas (15CH-30CH) actúan en más profundidad donde los signos mentales y emocionales son importantes y donde hay que individualizar más el tratamiento. Los síntomas mentales y emocionales tienen mucho peso en la elección del tratamiento homeopático, lo que le confiere la particularidad de ser un tratamiento personalizado.

En España los medicamentos homeopáticos están regulados por el Ministerio de Sanidad, Ley del Medicamento de 1.990 y por el Real Decreto 2208/94. En la actualidad se ofrecen estudios Postgrado en medicina homeopática en varias universidades de Medicina y Colegios de Médicos del país. En 1991 se crea la Federación Española de Médicos Homeopáticos. En Barcelona existe la Sección Colegial de médicos Homeópatas en la que como en las otras dos secciones de Medicina Naturista y Acupuntura, tan bien se han iniciado las acreditaciones oficiales.

En muchos países la homeopatía es reconocida oficialmente como sistema médico o especialidad médica como en Bélgica, Bulgaria, Hungría, Portugal, Rumania, Rusia, Gran Bretaña. En Asia: India, Pakistán, Sri Lanka. En América central y Sur América: Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador. En varios países como Gran Bretaña, Irlanda, Alemania, Suiza, Francia, Suecia, Brasil, Méjico, India, Pakistán etc. la homeopatía forma parte del sistema nacional de salud.

La Unión Européa (UE) ha completado recientemente un proyecto COST (Cooperación Europea en el campo de la investigación científica y técnica), sobre “medicina no convencional”. En 1999 la Asamblea Parlamentaria de la UE (con el título Un enfoque europeo a las medicina no convencionales), se pidió a los estados miembros que fomentasen el reconocimiento oficial de la Medicina Complementaria en las facultades de medicina, a fin de alentar su uso y alentar a los médicos alopáticos estudiarlas en el ámbito universitario.

En 2005 la OMS se ha publicado un pre-informe sobre los efectos beneficiosos de la Homeopatía, estimulando continuar con las investigaciones.

Contacte con nosotros

Su nombre *

Su e-mail *

Teléfono *

Asunto

Su mensaje

Introduce el siguiente código más abajo: captcha